EL MODELO DEL MUNDO FAMILIAR EN LA FENOMENOLOGÍA HUSSERLIANA

Olga C. Estrada Mora

Resumen:

Recibido 26 de junio de 2008
Aceptado 14 de setimembre de 2008

Husserl sistematiza el fenómeno y las características generales del mundo familiar a partir del análisis de su estructura intencional y forma. Además de su modo de darse, de acceso y contenido. El mundo familiar es una unidad histórica de accesibilidad y unanimidad de experiencia.

Palabras clave: Husserl, estructura intencional, accesibilidad, mundo familiar, contenido, unidad histórica.

Abstract:
The model of the familiar world in Husserl´s phenomenology.

Husserl approaches the phenomena and general characteristics of the familiar world by analyzing its intentional structure and form. Also, it´s way of giving, accessing and content. The familiar world is a historic unit of accessibility and unanimous experience.

Keywords: Husserl, intentional structure, accessibility, familiar world, content, historical unit.

-o0o-

1. Mundo de la accesibilidad.

Lo que cada uno de nosotros pensamos y nombramos como mundo familiar (die Heimwelt) lo explica Husserl como el mundo cercano (die Nahwelt), el mundo circundante, el mundo de vida (die Lebenswelt) o simplemente el mundo (die Welt) que para los miembros de una comunidad es el mundo verdadero o real. Ese “mundo” lo experiencia el sujeto y sus contemporáneos como familiar, porque es en él en donde se desenvuelven l@s miembros de la comunidad, el que heredan, el que conocen, por consiguiente el que les brinda seguridad y confianza. “Un mundo (mundo familiar) común, en el que vive cada sujeto correlativo para él, a los que les es dada una esfera de cercanía (esfera de su presente y su pasado). (1)

El término “Heim” recibe siempre una valoración positiva, relacionada con lo que nos pertenece y a lo que pertenecemos, lo propio, lo que brinda seguridad, etc. Husserl, utiliza en sus diferentes escritos, frecuentemente, algunos términos con lo que se relacionan directamente “Heim” y mundo familiar (Heimwelt), entre ellos: unidad, accesibilidad, identificación, pertenencia, unanimidad, alianza, conocido, seguridad, certeza, valor, reconocido, confianza, cercanía, etc. En principio, el mundo familiar se constituye a partir del mundo circundante, cotidiano y presente, donde se realizan las diferentes actividades de la vida y se cumplen las necesidades de los miembros de una comunidad. La esfera cotidiana y presente tiene un estilo acostumbrado y confiable, que pertenece y refuerza la originalidad generativa (2) de la comunidad. Dicho estilo es relativamente (3) acabado y conocido, cuyo proceso se inicia en el principio del “collar de generaciones.”

El mundo familiar es una unidad histórica de valores, deseos, convencimiento y testimonio, que depende de la “unanimidad de experiencia” de los miembros de la sociedad, y de la conservación histórica del sistema dado (4). La comunidad o pueblo “…esta unida a través de la cultura e historia conjunta. En cada camarada del pueblo se vive en mayor o menor grado un conocimiento claro de los valores conjuntos, los que naturalmente crecen en la vida comunitaria… (Hua XIII,1973, pg.108). Dichos valores son reforzados desde la tradición y lo definido como normalidad en la comunidad.

De la colectividad, es de donde históricamente, entre otras cosas, provienen y se mantienen las tradiciones, el lenguaje, y yace la continuidad del mundo familiar. La continuidad depende del entendimiento mutuo entre los miembros de la comunidad, y a su vez, es relativamente independiente del cambio generacional de los miembros. Tomando en cuenta, por supuesto, que los fundamentos o condiciones para la construcción y continuidad del mundo familiar permanecen estables, o cambian dentro de las posibilidades o espacios que en el mismo se ofrecen.

Dichos fundamentos o condiciones dependen de mantener el estilo de vida normal, el cual determina las normas de comportamiento de y entre los sujetos de la comunidad. El estilo de vida de un pueblo es una unidad histórica que resulta de tener y practicar una cultura conjunta. Además, Husserl le da mucha importancia al lenguaje, como base importante para la formación y continuidad en el desarrollo histórico-cultural de cualquier comunidad. “El mundo familiar de los hombres…esta esencialmente fundamentado y determinado por el lenguaje.” (Hua XV, 1973, pg 224-225). El uso del lenguaje es vital para la constitución del mundo familiar porque no se interrumpe o se rompe el “collar de generaciones”. De otra forma se perdería el “hilo conductor” que generación tras generación ha unido las tradiciones. A partir de las tradiciones se forman y mantienen las características que sobreviven al cambio de generaciones y dan la continuidad necesaria a dichas características.

El proceso de la experiencia del mundo familiar, como cualquier proceso de experiencia, tiene una estructura intencional con un determinado sentido, estructura y forma. El mundo familiar es el mundo de la unanimidad de la experiencia subjetiva. El proceso de experiencia del mundo es práctico en el sentido del mundo familiar, el que nosotros tenemos y asumimos como “el mundo”. Un mundo donde sus miembros se unen a través de la unanimidad de la comunidad de experiencia y cuya estructura es histórico espacial.

En cada cultura, la introducción en el mundo familiar y su respectivo proceso de experiencia, comienza en la familia o en el grupo designado como sustituto, que es una unidad pequeña dentro de la unidad que representa lo familiar como sociedad o cultura. En esa unidad pequeña comenzamos a aprender y aprehender el mundo que nos rodea. Los miembros de la familia son los conocidos, los otros primeros y cercanos, con los que compartimos el mismo hogar. Ellos son las personas, con las que vivimos, jugamos, nos alimentamos, y nos introducen en la sociedad. La familia es el primer “centro de ideologización”, donde comienza la adecuación y a veces la enajenación de l@s sujetos. Pero también es muy importante para el inicio de la socialización.

En la familia se empieza a aprender como debe entenderse el mundo que nos rodea y su sentido. Desde la niñez, cada ser humano entiende su mundo familiar y lo asume como el mundo válido.

2. Los modos de darse y de acceso del mundo familiar.

El mundo familiar tiene modos definidos de darse y de acceso. Al modo de darse pertenece un “típico”, que está en el “horizonte de ser” de lo conocido y lo que llegue a conocerse. Las personas, que pertenecen al mundo familiar tienen una concepción típica de las cosas o de la mayoría de ellas, por eso las reconocen como “cosas familiares”. El mundo familiar, en general, se mantiene idéntico, porque existe y predomina un “nosotros”, con el que nos “devolvemos” hacia una “fundación originaria”, donde se ha construido el sentido de las cosas familiares. Aunque, en el mundo familiar se realizan cambios, como el de generaciones y de tradiciones, estos se realizan dentro de la estructura de lo familiar.

Mientras algo o alguien se mantenga dentro de lo que se ha definido como perteneciente al mundo familiar y su horizonte. aunque sea desconocido, es asumido dentro de las posibilidades de experiencia. La pertenencia trasciende las “…determinaciones físico- naturales” (EU, 1960, pg 158) porque es también “…la expresión de un sentido mental (espiritual) del ser…” (EU,1960, pg 151). Es importante destacar que Husserl distingue los desconocidos pertenecientes al mundo familiar y los desconocidos que pertenecen a un mundo extraño o ajeno. Los desconocidos pertenecientes al mundo familiar son “los camaradas desconocidos del hogar”, a los que “…yo percibo, sin más, con la estructura total de los compañeros de hogar, y su conducta determinada por nuestra esfera familiar de confianza…” (Hua XV,1973, pg 624). Hay un proceso de identificación con lo familiar, identificación “de” cosas y camaradas, también identificación “con” los intereses, valores, metas, etc. Por lo que también se impone, en general, una determinada manera de sentir, pensar,actuar y comunicar. Se impone un “modo y manera” para identificar lo que “aparece y parece” pertenecer a la esfera familiar. Aunque siempre hay diferentes niveles de percepción y conocimiento para Husserl todas las posibilidades pertenecen y están dentro del “horizonte interior”. En dicho “horizonte interior” cada miembro del mundo familiar desarrolla el sentido de pertenencia, que resulta en una sensación de “nosotros”, un reconocimiento “en y de” su mundo circundante. Es una identificación corporal y espiritual dentro de la “…estructura general” (Hua XV,1973,pg 624).

El mundo familiar tiene una esfera de acceso, en un horizonte relativamente cerrado y finito, el cual es para los sujetos familiares “…un espacio universal, accesible, primordial” (Hua XV,1973, pg 629). En ese espacio conviven los miembros de lo familiar, que entre ellos son “accesibles” (cuerpo-espíritu) relativamente, y viven en contacto constante. Los miembros de lo familiar se caracterizan, entre otras cosas, por tener y conocer un territorio común, un lenguaje común, un pasado común y los mismos intereses generales; entre otras características.

Desde la niñez comienza la “relación directa” con el mundo familiar, y con ella la identificación y, sobre todo, el “conocimiento” de él. Cada niño representa la posibilidad de la continuidad, y para que esa posibilidad se haga realidad, se le enseña a cumplir con las “medidas” de la normalidad (5), las exigencias de las “condiciones de entrada y permanencia” en el mundo familiar. Dicho mundo tiene un orden determinado de jerarquías y funciones, que garantizan la manutención y asimilación constante de las metas familiares. Es claro que el llamado “orden” rige dentro de un espacio, modo y tiempo determinados.

El aprendizaje comprende, entre otras cosas, la imitación, a la que Husserl le atribuye “un rol permanente” (Hua XV,1973,pg. 630). El rol de la imitación comienza en la niñez, y es muy significativo en la comunalización, porque de lo que se trata es que los menores de edad aprendan lo que para las generaciones anteriores es apreciable. “se tiene un reino conjunto, de aprecio y mérito…” (Hua XV,1973, pg. 630) las personas estarían en constante crecimiento (6), imitando y adoctrinándose en el ambiente que lo rodea, hasta llegar a ser lo que Husserl denomina “hombre normal y maduro”. Cada uno con sus caractersìsticas personales, su “poder” individual, pero siempre cumpliendo con el estilo normal de la comunidad, con los mismos valores sociales.

Husserl insiste en que para el buen “funcionamiento” de la comunidad es necesario un comportamiento parecido, ciertos anhelos, etc; lo que vendría a conformar una determinada visión de mundo. Todo ello dentro del “horizonte familiar”, y lo que en dicho horizonte “tiene accesibilidad” (Hua XV,1973, 630), accesibilidad presente, al encontrarse “dentro” de lo esperable, de lo entendible y de confianza.

3. Estructura del mundo familiar

Una “estructura determinada” (Hua XV,1973, pg. 235) pertenece a la forma de ser del mundo familiar. La estructura de forma del mundo familiar es “La temporalidad espacial accesible” (Hua XV,1973, pg. 236), organizada en un orden y forma determinados, definidos a través del desarrollo histórico- cultural del mundo familiar.

La temporalidad familiar se relaciona directamente con el “collar histórico” de generaciones. El presente es, en gran parte, trazado por el pasado, y el futuro es a su vez una posibilidad que se “dibuja” en el horizonte y que depende del pasado y el presente. Al mismo tiempo lo familiar es “el presente cotidiano más cercano…, el mismo para los camaradas de la familia.” (Hua XV,1973, pg. 411). Lo cotidiano tiene una confiable “periodicidad de los días”, de los meses, de los años. Una periodicidad acostumbrada, de lo perteneciente, lo reforzado en la vida cotidiana, con estilo confiable. Husserl entiende lo cotidiano como “el estilo del presente vivido de lo actual, del hacer y padecer humano…el esfuerzo, las obras, los logros, en el horizonte actual de intereses.” (Hua XV,1973, pg. 412)

Ese horizonte de interés actual se relaciona y depende no solo del presente, sino también del pasado, un tiempo que ya pasó, pero cuyos resultados siguen influyendo en los sujetos del presente. No se puede inventar diariamente la realidad (7), siempre hay una periodicidad determinada e histórica.

Para el desarrollo histórico- cultural del mundo familiar es necesario un “espacio”, que en el caso de Husserl lo denomina “…espacio de cultura (territorio)”. (Hua XV,1973, pg 206). Un territorio (8), el suelo para la construcción de la vida en conjunto, lo que llamamos patria.

La patria es un espacio accesible, donde los sujetos y sus coterráneos, que también son accesibles, viven y están en conexión. En este territorio los sujetos actuales reciben una patria ya organizada, fruto del pasado.

El horizonte de patria es por un lado una estructura relativamente cerrada, con una finitud relativa, un territorio con límites (fin relativo) (9), una estructura nuclear cuyos “… intereses prácticos están en el interior” se desarrolla el “mundo dentro”, que tiene diferentes niveles: la familia, la aldea, el Estado, y donde los seres humanos experiencian la naturaleza familiar. Lo que está “dentro” tiene su presencia espacial, una zona determinada, una propiedad.

Lo que está “fuera” es un “horizonte vacío”, un “afuera” desconocido, pero no necesariamente prohibido. Por lo que, a su vez, lo de “dentro”, lo familiar y de confianza, tiene un horizonte abierto, una apertura, que mantiene y refuerza lo familiar y que “…se expande espacialmente” (Hua XV,1973, pg. 236). La expansión sería un potencial, que el mundo familiar contiene en sí.

3.1 La expansión

La apertura hace posible el desarrollo o expansión del mundo familiar, más allá de lo conocido y reconocido como tal. Por ello existen horizontes inexplorados, que el ser humano se siente impulsado a conocer y explorar.

El potencial de expansión se refiere a la posibilidad de tomar nuevas direcciones, conocer cosas nuevas, satisfacer la curiosidad insaciable del ser humano. Porque aún el mundo familiar tiene cosas y situaciones inesperadas, inusuales e inexploradas, que amplían el conocimiento. Con nuevos conocimientos pueden los miembros de la comunidad expander el sentido del mundo familiar a través de la experiencia. Según la fenomenología trascendental de Husserl la primera experiencia es la que se da en torno a uno mismo. Aunque el mundo es conocido siempre como una interminable multiplicidad, por ello la experiencia se extiende o puede extenderse siempre hacia lo nuevo, porque la posibilidad de”…expandirse y la capacidad de expansión permanecen.” (Hua XV,1973,pg.198) La experiencia nueva puede clarificar experiencias anteriores o ella ser clarificada por otra, dado que para Husserl toda “vivencia actual” tiene un horizonte temporal anterior y posterior.

El horizonte se puede expandir hacia “afuera”, pero, en primera instancia, un “afuera” que permanece en la “región espacial de lo conocido.” (Hua XV,1973, pg. 430) (10). La expansión, en este caso, la describe Husserl como “una forma anular (esférica) amplia.” (Hua XV,1973, pg. 430)

La otra posibilidad es que el mundo familiar permanezca relativamente cerrado, pero el “afuera” no sería un horizonte vacío. Eso significaría que los miembros de la comunidad familiar podrían tener la posibilidad de poder estar en conexión con seres humanos y cosas extrañas, configurándose el principio de la experiencia de lo extraño. (11)

Los sujetos tendrían la posibilidad de “sobrepasar” su circunmundo relativo, por medio de la “ expansión del horizonte de la experiencia”, que sería posible por el fenómeno de la participación. Husserl insiste en la importancia de la participación y la comunicación, para la posibilidad de expansión del mundo familiar, al ser el mundo para “…una comunidad comunicativa.” (Hua XV,1973,pg. 226)

Cada persona tiene un horizonte de experiencia de la expansión, cada uno está en el “…río de su expansión” (Hua XV,1973,pg. 199), al tener la posibilidad de aumentar sus experiencias; en el contexto de su relación con otros. El sentido del mundo familiar se expande por sí mismo, en marcha natural y de formas diferentes: territorial, política, poder, conocimiento, valores, etc. Adónde y cómo se detiene su curiosidad o deseo de expansión, porque en muchas ocasiones no basta solo el deseo de contacto con otros. Los grados de expansión son diferentes pero casi siempre están relacionadas con la posibilidad de apropiación.

En un principio la expansión se realiza en el mundo familiar, pero luego toma diferentes direcciones y de diferente modo, hasta que encuentra o se le impone un límite. Si lo sobrepasa, podría aparecer la sanción, el castigo, la represalia, la conquista etc. El ser humano no es solo un simple observador, o acatador; sino que también es un ser activo, formador y deformador de sí mismo y de lo que lo rodea. Su actitud frente a los otros y a su entorno lo define. En ese definirse actúa sobre el mundo, se relaciona de múltiples formas.

4. Contenido del mundo familiar.

La estructura espacio- temporal del mundo familiar contiene un típico concreto , “ ese típico general pertenece al mundo de la experiencia como nuestro común para cualquier tiempo y en cada lugar espacial, él esta allí, donde nosotros siempre nos encontramos, en cada espacio – temporal del mundo del presente de lo confiable, de lo pre- dado, del estilo conocido…” (Hua XV,1973,pg. 197)

Los seres humanos también reconocen su entorno como típico. La permanencia de un típico conocido (seres humanos , animales, cosas, lugar de trabajo, herramientas, etc.) es el contenido del mundo familiar. No todos los objetos y personas permanecen, unos cambian, otros desaparecen. Por lo que el típico concreto, que pertenece al mundo familiar, cambia, pero los cambios siempre van a pertenecer “al tipo general de ser del mundo familiar.” (Hua XV,1973, pg. 223)

El típico es algo o alguien que siempre está dentro de lo establecido, de lo que se espera, de lo “conforme a”, ya sea lo habitual, lo admitido como normal, lo que constituye un “promedio.”

5. El modelo husserliano.

El modelo de mundo familiar planteado por Husserl es, como todo modelo, normativo. La norma, la regla general es justificada y comprendida por y desde la comunidad, ella fija un estilo que implica obligatoriedad. Las reglas funcionan a partir del modelo establecido, cuyo propósito es que todo funcione sin mayores problemas.

La formación del mundo familiar y, por consiguiente, de su modelo comienza en la familia hasta llegar a la formación del Estado. (12) Aunque Husserl no desarrolla una doctrina sobre el Estado, tiene diferentes definiciones del Estado, estas están asociados a dos posibilidades: El Estado a partir una teoría natural, y el Estado como artificio (13). El Estado natural nace a partir de una comunidad que viene de un “comienzo” conjunto. El Estado artificial surge a partir de la voluntad de diferentes sujetos, que coinciden en el deseo de comunalización.

Cualquier modelo existente va a señalar la “mejor” manera de desenvolverse en él, lo que comprende y se ha determinado como lo acostumbrado, la “verdad” que solemos creer, una “guía anticipada” en la que se dictan ciertas posibilidades de acción (configuradas y ordenadas). Lo normal, en cada sociedad, es adaptarse al modelo imperante, a las normas que son justificadas y comprendidas desde una perspectiva determinada, que se le atribuye a la colectividad, pero impuesta por los diferentes grupos de poder, en la mayoría de casos.

Pero todo modelo es histórico, en consecuencia es variable, el tiempo, los cambios de generaciones, hacen variar lo establecido y lo transforman. Aunque su antigüedad y uso cotidiano hacen parecer que son “eternos” y que su amplitud puede abarcar todas las posibilidades. Pero el modelo general está formado siempre por diferentes modelos específicos que se integran en un todo, por lo que al interior del modelo del mundo familiar hay siempre modelos específicos con existencia paralela, que presentan tolerancia o intolerancia mutua, como los modelos específicos de minorías.

En gran parte la historia de la humanidad es la historia de cómo el ser humano trata de controlar la naturaleza, lo que le rodea y los que le rodean. Toda esa búsqueda se dirige a la obtención de poder, aunque esto también signifique su desastre. Pero quien tiene el poder puede imponer, sistematizar, controlar, mantener un “orden” que “está dado” o inventado, con reglas de lo posible y lo imposible. Un imposible que a veces el tiempo lo vuelve “posible” y termina siendo “lo posible”, eso si, como siempre, con sus respectivos “imposibles”.

El modelo y su orden surgen de la “selección y exclusión” (14). Según Waldenfels (1990) cada orden permite hacer, pensar y , decir algo determinado, que excluye otras posibilidades. Cada fenómeno que se presenta está sujeto a un orden: visual, lingüístico, a una institución social. Sostiene que “hablar es callar, actuar es también omitir.”

La escogencia puede ser “decisión” de la naturaleza, también puede ser “decisión” humana, limitada siempre por una visión de mundo determinada por intereses, voluntad, deseos, caprichos, etc. El ser humano crea modelos con su orden respectivo, en principio,para que las relaciones comunitarias mejoren. Crea instituciones como el Estado que velan por el cumplimiento de las reglas, aduciendo que el cumplimiento lleva al éxito, pero también, en no pocas ocasiones, al fracaso. Dado que no siempre los miembros de una comunidad coinciden en sus fines e intereses, como el mismo Husserl lo afirma y confirma “…hay una colisión de caminos”(Hua XIV,1973, pg.224).

Notas

1. Ver Hua XV, 1973, pg 225

2. Mas sobre el tema en Hua XIII, XIV y XV.

3. Husserl utiliza el término “relativo” para algunas características del mundo familiar.

4. Además, la caracterización del mundo familiar como tal, solo se realiza a través del encuentro y contraste con el mundo extraño.

5. Referida a comportamiento y a lo reconocido como normal, general, en una sociedad determinada.

6. No se refiere solo a crecimiento físico.

7. Ubicando la realidad dentro de los parámetros de lo que, en general, se entiende como normalidad en una cultura y época determinada.

8. “El territorio puede ser también solamente temporal, el pueblo puede ser un pueblo nómada… Hay también otros ejemplos de pueblos que por razones políticas han perdido su territorio, pero que mantienen su identidad cultural, costumbres, su sentido y sentimiento de pueblo. (Hua XV,1973 pg. 206)

9. Más sobre el tema en: Waldenfels, B. 1990 y 1997

10. Más sobre el tema en: Holenstein, E. 1989.

11. Más sobre el tema en: Estrada O. “La experiencia del mundo extraño en la fenomenología de Husserl.” Inédito.

12. Más sobre el tema en: Schuhmann K. Husserls Staatsphilosophie. 1988.

13. Ver Hua XIII,1973, pg. 110.

14. Más sobre el tema en: Waldenfels, B. “Ordnung im Zwielicht” 1987.

 

Bibliografía

Holenstein, E. 1975. Menschlisches Selbstverständnis. Frankfurt am Main.

Husserliana:
Husserl Edmund Gesammelte Werke. Auf Grund des Nachlasse veröffentlicht von Husserl – Archiv (Louvain) unter Leitung von H. L. van Breda und S. Ijsseling. Den Haag bzw. Dordrecht / Boston/ London 1950 ff (Husserlian – Bände sind mit Angabe der Bandzahl und Seitenzahl ziteriet.)

Bd. VI: (1962), Die Krisis der europäischen Wissenschaften und de traszendentale Phänomenologie. Eine Einleitung in die phänomenologische Philosophie. Hrsg. Von W. Biemel.

Bd. XIII: (1973), Zur Phänomenologie der Intersubjektivität. Texte aus dem Nachlass. Erster Teil: 1905-1920. Hrsg. Von. I. Kern.

Bd. XIV: (1973), Zur Phänomenologie der Intersubjektivität. Texte aus dem Nachlass. Zweiter Teil: 1921-1928. Hrsq. Von I. Kern.

Bd. XV: (1973). Zur Phänomenologie der Intersubjektivität. Texte aus dem Nachlass. Dritter Teil: 1929-1935. Hrsg. Von I. Kern.

Bd. XXVII: (1989), Aufsätze und Vorträge (1922-1937). Hrsg. Von Th. Nenon und H.R. Sepp.

Bd. XXIX: 1993, Die Krisis der Europäischen Wissenschaften und die transzendentale Phänomenologie. Ergänzungsband: Texte aus dem Nachlass (1934- 1937). Hrsg. Von R. N. Smid..

Jamme, Ch. und Poggeler (Hrg). 1990. Phenomenologie im Widerstreit. Frankfurt am Main.

Schuhmann, K. (1988) Husserls Staatsphilosophie. Freiburg / München.

Schütz, Alfred. 1974 Der sinnhafte Aufbau der sozialen Welt. Frankfurt am Main.

Waldenfels, Bernhard, 1987 Ordnung in Zwielicht. Frankfurt am Main: Suhrkamp.

Waldenfels, Bernhard, 1990. Der Stachel des Fremden. Frankfurt am Main: Suhrkamp

Waldenfels, Bernhard, 1994. Antwortregister.. Frankfurt am. Main: Suhrkamp